El Angel del sueño

 

  Este valle es hermoso, el olor de las flores alegra mi sueño. El revolotear de los murciélagos da sonido a mi silencio. El agua deslizante del río refresca mi garganta, seca por la luminosidad de la luna, luz penetrante en mi alma dormida.

    El aullido de un lobo, desenlaza mi descanso apacible, envolviéndolo en pesadilla, el valle me invita a pasar de bello a macabro, en un suspiro desahogado.

    Un grito fornido desata mi ira, me intranquiliza, ¿dónde esta mi bello y sutil sueño que encabecé?

    La  explicación la hallé dos meses después, cuando mi sueño empezó a brotar de la mente más imaginativa jamás creada en el universo. Noches tras noches, en el silencio de mis aposentos, vivía el mismo sueño, el valle, las frescas flores, los juguetones murciélagos, y al final. . .  ese lobo, con su aullido penetrante, voraz, capaz de despertar a cualquier alma errante en pena, aterrorizar al mejor escritor de novelas de terror. Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo, ese lobo se acerca, me mira, me olfatea, ¿qué demonio querrá? -¡Largo maldita bestia endemoniada! -Grito descontrolado. No, no se marchaba, seguía acechándome con su mirada penetrante, de sus ojos parecía salir fuego, que quemaba mi interior. ¡No! Saca los dientes, son puntiagudos como dagas, ¡Largo bestia inmune! Aléjate de mí. Mis gritos no sirvieron de nada, me atacó, desgarrándome la pierna como aperitivo, no mi brazo, largo por favor, aléjate de mí, no la garganta no…¡¡¡¡DESPIERTA!!!!   

   

 

 

 

              VICTOR M.  MORILLO

Contacto

Víctor M. Morillo

poe_dewinter@hotmail.com

650100111 / 924984354

Buscar en el sitio

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode