LÁGRIMAS

 

 

    

    

     La luna ilumina el sendero oscuro,

ella está muy fina con su luz penetrante

yo, busco y encuentro su mirada radiante.

en este valle encantado, testigo de mi nacimiento.

 ¡ Un camino a mi libertad! Envuelto en un agradable frío,

siento gran soledad; mi alma vacía, mi corazón fruncido. . .

Tan sólo la luna me guía, es mi única aliada,

formalizo mi simpatía, recordando mis hazañas.

El recuerdo vuelve a plañir;

“Estaba unido al dolor, ahora lo siento y,

me produce gran calor”.

Permanezco esperando, en el sendero de antaño,

que por fin lo he hallado después de un largo año.

La luna me ama, su presencia me anima,

me siento como un alma perdida.

 

Ayer soñé, que todo parecía perderse detrás de mis ojos,

presentí mi muerte, sentí dolor en mis pupilas al no verte.

Observé que todo, si, todo, se apagaba en el mas allá,

sentí el calor de la losa, ¡Maldita piedra!

Me cesa el olor de las rosas de mí alrededor.

 

Desperté, aunque siempre permanecí dormido. . .  No soñé,

mi alma se haya  perdida, creí estar vivo, desconfié. . .

La muerte me ha tragado, me ha regalado el silencio,

el adorno lo posees tu, con tu sufrimiento.

La libertad de la luna, un ejemplo a mi persona,

con pudor, voy a cruzar las puertas.

Encuentro la estación del olvido,

oculta en sangre caliente, la tensa lluvia,

la sepulta lentamente.

Ofreceré mi cuerpo desnudo, a la claridad del cielo,

con el brillo de las estrellas,

ellas no se esconden, no temen a la decadencia:

Eternamente viven, eternamente mueren.

 

¡Oh, luna! Blanca, luminosa. . .

No te ocultes tras las nubes, no dejes de mirarme,

no quiero que se nuble, solo quiero abrazarte.

¡No, no llores! No sufras. . .

Te observo derramar lágrimas de pena,

en esta noche fría.

En el valle perdido comienza a llover gotas de diamante, recojo una lagrima tuya de un charco,

en agua de color rojo.

Susúrrame  al oído, ¡oh, princesa!

¿Estoy vivo? ¿Estoy muerto?

 

Ya me despido de ti, te has marchado sin mí,

pero mañana volveré, al sendero oscuro que me vio nacer.

Y, en este mismo lugar si aun sigo vivo,

quiero morir y desaparecer. . .

 

 

                                                  

                                                 Víctor M. Morillo

Contacto

Víctor M. Morillo

poe_dewinter@hotmail.com

650100111 / 924984354

Buscar en el sitio

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode