Caminando con la Luna, Luna

 

                                               A Federico García Lorca.

 

 

Agarrado a mi Luna, Luna

Paseo por las calles de alfombras

Las estrellas, sonrientes, nos iluminan

Siento el calor de tu sombra.

 

Envuélveme de alegría y sabiduría

OH! Príncipe de los Gitanos

Muéstrame el camino

Guíame tras tus escritos gloriosos.

 

Tu pasear por los caminos

Rodeados por los olivos

Sonríes a la blanca Luna

Queriendo mecerte en tu cuna.

 

Eres como una gota fría

Deslizándose por Sierra Nevada

Eres como una gota caliente

Caída en tu Huerta de san Vicente.

 

Búscame… Si no yo, te encontraré

Por los caminos enrojecidos

Ahora, la Luna no te quiso mecer

Por recordarte siempre vivo.

 

Bajó un suspiro de la Alhambra

Para envolver tu alma

El aliento de los ríos

Te despidió en un amanecer en calma.

 

Al final, la Luna, bajó para recoger tu alma

Y mecerte en su cana

De suaves tejidos blancos

Para aliviar tu llanto… mí llanto.

 

A las cinco de la tarde

Te recordaré

A las cinco de la tarde

Te buscaré entre las sombras

A las cinco de la tarde

Soñaré con tu blancura

A las cinco de la tarde

Me moriré

A las cinco de la tarde

Te esperaré

A las cinco de la tarde

Contigo, me marcharé.

 

 

 

 

                                                           Víctor M. Morillo

 

 

Contacto

Víctor M. Morillo

poe_dewinter@hotmail.com

650100111 / 924984354

Buscar en el sitio

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode